Don Páramo se encontró…

agosto 4, 2009 at 3:05 pm (Uncategorized) (, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , )

…con la Duquesa Oscura hace unos días, durante una de las frecuentes incursiones de nuestro amigo en el mundo real. Antes de eso, Don Páramo ni siquiera estaba muy seguro de la existencia de la Duquesa, pues nunca la había visto en persona, y la creía tan sólo una imagen que él tenía en la cabeza, una visión que su inconsciente había inventado. Por eso, cuando por pura casualidad la vio ante sí, como si tal cosa, en carne y hueso, tuvo una sensación de intensa (pero esperada) irrealidad, algo extraño y familiar al mismo tiempo: el encuentro de dos personajes de cuentos distintos. Don Páramo comprobó con agrado que la Duquesa resultaba una presencia aún más sugerente que en las visiones de aquél. Al fin se atrevió a abordarla y, al parecer, la impresión de ella no fue del todo distinta. Reconociéndose ambos como seres fantásticos de incógnito en el mundo real, pasaron juntos un par de veladas, durante las cuales charlaron animosamente, hasta que llegó la hora de regresar cada uno a su respectivo cuento. Don Páramo se quedó algo triste, pero también contento por haber vivido un episodio extraordinario.

Anuncios

Permalink 1 comentario

Don Páramo busca…

julio 8, 2009 at 10:30 am (Uncategorized) (, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , )

…un camino. No sabe cuál, pero lo va a encontrar, sea como sea. Al fin se ha decidido a tomar las riendas de su destino. Y sus vecinos ya se han enterado: ¡menuda serenata les ha dado esta noche, el muy pelmazo! Escuchad, escuchad lo que cantaba:

Permalink 3 comentarios

Don Páramo toca la guitarra por las noches…

mayo 9, 2009 at 4:05 pm (Uncategorized) (, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , )

…y canta su soledad, y los vecinos, los mismos que de día le miran mal, le increpan o directamente le ignoran, se sientan junto a sus ventanas para escucharle furtivamente en la penumbra. Casi todos ellos se identifican con algún verso de las canciones de Don Páramo; casi todos ellos son un poco Don Páramo. Pero al día siguiente volverán a ignorarle, increparle o mirarle mal, y ninguno reconocerá haberle escuchado con doloroso deleite.

Escuchad furtivamente a Don Páramo:

Permalink 3 comentarios